La Fira de l’Oli se posiciona como recurso turístico de primer orden

La Fira de l’Oli de Canet Lo Roig abrió el pasado sábado sus puertas y la población se transformó durante el fin de semana en el mejor escaparate de los productos agroalimentarios de la zona. Cercana a cumplir la mayoría de edad, la muestra se ha consolidado como un referente en la provincia, “hemos llegado a la 17 edición y es todo un logro, porque hemos sabido reinventarnos y capear los años de crisis”, ha señalado la alcaldesa, María Ángeles Pallarés, a la vez que ha aprovechado para agradecer a todos los que han hecho posible que la Fira de l’Oli sea una realidad año tras año y tenga continuidad.
El alcalde de Xert, Rosendo Segarra, fue el encargado de inaugurar la feria, dando muestras de los lazos de amistad, hermandad y colaboración que unen a los dos municipios.
Una de las actividades que ha contribuido a revalorizar el evento ha sido la celebración de las Jornadas Gastronómicas CaneTapa, que este año han llegado a su sexta edición y son otro de los grandes atractivos de la cita.
Junto a Pallarés y a las Reinas y Damas de las Fiestas, alcaldes y representantes municipales de otras localidades, se sumaron a la celebración formando una comitiva que recorrió las paradas del recinto ferial departiendo con todos los comerciantes y restauradores.


Si bien la muestra pivota sobre tres ejes principales: gastronomía, alimentación y cultura; la organización también ha sabido conjugar tradición e innovación en un mismo espacio. Así, a la artesanía, las danzas populares o la ruta por los olivos milenarios, se ha unido la tecnología con un stand donde se ofrecía la experiencia de ver a través de unas gafas de realidad virtual.
Un documental sobre la fauna y paisajes de Canet, varias exposiciones, una quedada comarcal de bolilleras, atracciones infantiles y animados “showcooking” a cargo de reconocidos chefs, completaron la programación.
Así, Canet Lo Roig ha sido el centro este fin de semana de buena parte de la actividad comercial, gastronómica y cultural del norte de la provincia. La XVII Fira de l’Oli y la VI Canetapa se han posicionado como recurso turístico de primer orden y han atraído a la localidad a miles de personas; en concreto, unos 3.000 visitantes se han acercado a la muestra agroalimentaria, seducidos por una amplia oferta de productos, unas tapas deliciosas y una programación enfocada al público de todas las edades.


La alcaldesa, María Ángeles Pallarés, ha mostrado su satisfacción por la elevada afluencia de gente que ha acudido a la cita, “hay mucho trabajo detrás y ver tanta animación en la calle es un gran orgullo porque demuestra que en los pueblos del interior tenemos mucho potencial y mucho que aportar para poner en valor nuestro territorio”.
Masiva concurrencia también registró el encuentro de bolilleras, que consiguió congregar a cerca de 300 participantes llegadas de diferentes municipios.


Los niños y niñas de la comarca también tuvieron un papel protagonista en la segunda jornada de la feria; el centro social alojó la exposición “I want to be an artist” del CRA Araboga. Los artistas Óscar Forner “Move”, Sali García de Araoz y Sergi Cambrils ejercieron de maestros y fuente de inspiración para los 147 escolares que plasmaron los conocimientos aprendidos en unas obras que derrochan creatividad, originalidad y mucho color. Los pequeños artistas también exhibieron sus dotes pictóricas en el taller que se llevó a cabo en el espacio reservado para las atracciones infantiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.