La Ermita de Santa Isabel y Casa del Ermitaño

Al Sur de la Población, en medio de la llanura se halla la ermita de Santa Isabel junto a los restos de la derruida casa del Ermitaño. Se dice que dicha edificación es de origen medieval. Esta construida en mampostería y sillarejo y consta de una sola nave con bóveda de cañón ligeramente apuntada y apoyada por cuatro imponentes contrafuertes en su cara este. La puerta de entrada orientada al mediodía está protegida por un atrio porticado. Aunque la ermita está cerrada al culto, se abre todos los años para celebrarse la romería a la misma, el domingo siguiente a la festividad del Corpus.